miércoles 8 de diciembre de 2021

En un mundo globalizado, donde la traslación del dinero puede hacerse en cuestión de segundos y con diversas oportunidades de financiamiento al alcance de empresas de cualquier país, podría ser adecuado pensar que una compañía ubicada en un país emergente, como el Perú por ejemplo, puede financiarse a la menor tasa posible de acuerdo a sus características de desarrollo. Pero qué pasa cuando la búsqueda del menor precio del dinero y un camino óptimo de crecimiento entra en contradicción con las políticas locales de precios de transferencia y con una Autoridad Tributaria, la cual no comprende que los precios de mercado también se manifiestan en el acceso libre a los mercados financieros y las políticas inter-company.

Una situación común en los grupos multinacionales es la creación o dedicación de una empresa que, con el respaldo entero del Grupo, pueda conseguir financiamiento barato y distribuir el dinero a otras empresas que lo necesiten en distintas partes del mundo. Esta operación de financiamiento intragrupo se realiza en base a las políticas de precios establecidas dentro del Grupo. Las empresas se financian a una tasa de interés corporativa, la cual usualmente es baja ya que cuenta con el respaldo del Grupo, y prestan el dinero a otras empresas vinculadas a una tasa fija ligeramente superior a la obtenida, o una tasa variable que comprenda spread asociado a los costos y riesgos de dirigir el dinero a otra locación.

Sin embargo, si una empresa mediana ubicada en nuestro país perteneciente a este grupo multinacional, se financia a través de este sistema desde sus empresas vinculadas del exterior, el beneficio que puede obtener por una menor tasa de interés no será el mejor. El mismo se verá mermado por las restricciones y ajustes que deberá hacer debido a las consideraciones de la Autoridad Tributaria en cuanto a ser una empresa mediana, la cual debe financiarse a tasas para empresas medianas dentro del sistema financiero. El ente recaudador no toma en cuenta las políticas de financiamiento del Grupo, ni la facilidad que tiene a mercados externos, ni aspectos relativos al riesgo crediticio.

Un análisis adecuado de las operaciones de financiamiento en estos escenarios deben tener en cuenta todos los puntos anteriormente mencionados. Por ejemplo, el riesgo crediticio en operaciones intragrupo es prácticamente nulo, por lo cual operaciones comparables a estas son aquellas que no presentan riesgo crediticio o donde la devolución del capital financiado está completamente garantizada. Otro ejemplo es la amplitud del mercado que se puede considerar. Los precios de mercado para estas empresas que son parte de grupos multinacionales, no están acotados al país en donde se localizan, sino que se extienden a los países de donde pueden obtener financiamiento; es decir, sus empresas matrices o el lugar donde se establezcan las empresas dedicadas a brindar el financiamiento al Grupo.

Estos puntos aún no son tomados en cuenta explícitamente por las Autoridades Tributarias, mas es importante empezar su discusión, ya que no solo favorece a la empresas locales a nivel microeconómico, sino estimula el financiamiento y el crédito en general al disminuir su costo, promoviendo la inversión y la actividad económica en conjunto.

Si tienes alguna consulta sobre este tema, en LADERSAM podemos ayudarte, si nos escribes al teléfono wasap +511 997050525 o al correo ladersam@ladersam.com de inmediato nos pondremos en contacto contigo.

Visita www.ladersam.com y conoce más sobre los servicios de asesoría especializada tributaria que ofrece LADERSAM.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Te recomendamos: