En algunas ocasiones muchas normativas y regulaciones son interpretadas por lo regular inadecuadamente como obstáculos para hacer negocios. A pesar de ello, en muchas circunstancias no se podría sobrevivir sin ellas. Los mercados, por ejemplo, requieren estabilidad para su desarrollo y en ese sentido los responsables de dictarlas juegan un papel muy importante a pesar de sus muchas limitaciones y defectos.

Hoy en día esta situación es más complicada aún en un mundo en el que la tecnología facilita el desarrollo e impulsa la gestión de los negocios. Las comunicaciones son más rápidas, innovadoras y ayudan a optimizar la productividad y generan mayor complejidad. En ese mismo sentido, la tendencia al incremento de regulaciones como lo son la privacidad de los datos del consumidor, la lucha contra el lavado de activos y el financiamiento al terrorismo y la protección del medio ambiente son situaciones que nos mantienen al límite. Por ello, son tantas las regulaciones que se deben conocer y el hecho de cumplirlas no se debe subestimar, la persona responsable de un negocio se debe asegurar que su empresa cumpla en estricto con las normas y con los estándares establecidos por las agencias y organismos reguladores.

Es imprescindible comprender qué implica exactamente Compliance en una organización. Podría entenderse como el cumplir de todas las normas, pero si bien el concepto es fácil de comprender, el ejecutarlo con eficiencia resulta ser todo lo contrario.

En cada jurisdicción, existen normas que rigen todas las prácticas relacionadas con el negocio: laboral, legal, medioambiental, tributarias, etc. Más allá de estos, los sectores específicos también tendrán otras reglas a seguir, como regulaciones de licencias y permisos, seguridad alimentaria, seguridad y salud en el trabajo y demás. Si su organización opera con todas las licencias y permisos requeridos sin violar las disposiciones establecidas por ninguna norma, entonces se dice que cumple totalmente con la misma. Por lo general, cuanto más pequeña sea su organización menor será su carga de cumplimiento.

Pero eso no implica que pueda permitirse ignorar el cumplimiento como propietario de una pequeña empresa. Las corporaciones más grandes a menudo pueden permitirse el lujo de dotar de personal a departamentos completos con expertos legales y especialistas en gestión de cumplimiento para mantener las actividades de la empresa en el lado correcto de la ley, mientras que las PYME no pueden darse este lujo. Por lo tanto, corresponde a los propietarios y gerentes superiores mantener el enfoque en la gestión del cumplimiento. Dados los costos asociados a las sanciones por el incumplimiento, es algo que no puede permitirse tener en su organización.

El riesgo inmediato de incumplimiento es que invita a problemas legales. Todas las leyes y regulaciones vienen acompañadas por sanciones que son impuestas por las autoridades cuando no las cumple. Hay muchos tipos y diferentes sanciones asociadas con el incumplimiento dependiendo la gravedad, podrían ser desde una pequeña multa hasta el cierre de su negocio o incluso prisión para las personas responsables.

En Latinoamérica, durante los últimos años vivimos un proceso intenso de implementación de sistemas de Compliance. Desde el rol que actualmente ejerces en tu empresa ¿crees necesario que tu empresa implemente Compliance?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Te recomendamos: