2:56 am
domingo 29 de mayo de 2022

Según la Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (AGAP), la incertidumbre política en nuestro país sigue frenando el ingreso de nuevas inversiones en el sector agroindustrial para la ampliación de nuevas áreas de cultivo, por lo que el 2023 podría ser el último año en el que se registre un incremento en el volumen de las agroexportaciones no tradicionales.

La asociación indica que entre el 2019 y 2020, se realizaron las últimas inversiones, por lo que en el 2023 los envíos de frutas y hortalizas frescas alcanzará su pico de US$ 11,554 millones.

Según información de los agroexportadores, desde el 2021, las inversiones que se vienen realizando son en tecnología de mecanización, para reducir la mano de obra, y recambio de variedades por otras más productivas y que generen menos costos de producción.

Gabriel Amaro, director ejecutivo de la AGAP, indica que otros países están en la carrera de generar eficiencia, mejorar su legislación interna, pero eso no ocurre en Perú. La incertidumbre política, los problemas con el clima y el problema de la disponibilidad del agua no ayudan a la agroexportación.

Uno de los pedidos que ha hecho la asociación al Poder Ejecutivo es la pronta publicación del Decreto Supremo que defina las actividades agroindustriales que estarán afectas a la nueva ley agraria aprobada a fines del 2020, considerando que son diversas actividades las que se realizan dentro de la cadena.

FUENTE: Diario Gestión

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Te recomendamos:

Déjanos tus sugerencias